riesgos laborales
9 abril 2019
9 abril 2019,
 0

Los accidentes laborales no hacen más que aumentar en términos globales.

 

De hecho en los 3 últimos años estos han crecido un 25%. Estos datos nos demuestran que la prevención de riesgos laborales es un tema fundamental y de actualidad, y que tanto empresarios como trabajadores deben prestarle una especial atención.

 

Agentes implicados

 

Sin lugar a dudas el mejor accidente laboral es el que no se produce, es por ello que, desde el Ministerio de Empleo y Seguridad Social se estableció hace años un plan para prevenirlos. Dicha prevención se concreta en el conjunto de medidas adoptadas por la empresa para evitar los accidentes de sus empleados.

 

En este sentido, la ley que regula la prevención de riesgos laborales busca en primer lugar evitar en la medida de lo posible que se produzcan accidentes en los ambientes laborales, proteger al trabajador de los riesgos que se derivan de su trabajo. Una buena actuación en materia de prevención de riesgos laborales implica evitar o minimizar las causas de los accidentes y de las enfermedades derivadas del trabajo.

 

Como dejamos entrever en el párrafo anterior, estos planes no solo deben hacer referencia a los accidentes físicos, sino que también deben recoger otro tipo de accidentes o problemas que podríamos denominar psicosociales (trabajos que pueden causar estrés o cualquier otro problema psicológico), o deterioros físicos no inmediatos que pueden sufrir los trabajadores dado el emplazamiento de su trabajo (tener un entorno no confortable que conlleve la pérdida de visión o de oído; encontrarse en un clima no adecuado que pueda desembocar en graves problemas respiratorios; etc.).

 

El cumplimiento de esta normativa implica a una gran cantidad de agentes para garantizar en la medida de lo posible la prevención de riesgos laborales.

 

A continuación enumeramos los distintos agentes implicados en dicho proceso;

 

En primer lugar se encuentran los empresarios, estos tienen la obligación de garantizar la salud y la seguridad de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con su trabajo, y, para lo que deberán realizar una correcta evaluación de riesgos laborales.

 

En segundo lugar nos encontramos con los trabajadores, estos tienen el derecho de ser informados de los peligros que puede conllevar la realización de su trabajo y a su vez la obligación de realizar un correcto uso de los medios de trabajo, conocer su peligrosidad y modo de empleo, así como cumplir con la normativa estipulada por las autoridades competentes.

 

En este sentido la formación en prevención de riesgos laborales es obligatoria de acuerdo a la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales para el puesto de trabajo tanto para el trabajador como para la empresa.

Dicha formación no solo es apropiada para evitar posibles sanciones, sino para mejorar también la productividad, aumentar la calidad de vida laboral y la satisfacción de los empleados. Con ello se pretende, además, garantizar su competitividad en el mercado laboral.

También la Administración pública interviene como agente que vela por el cumplimiento de la ley mediante la realización de auditorías, siendo ellos mismos los encargados, o delegando en alguna otra empresa especializada y ajena al organismo auditado.

 

Las organizaciones sindicales también son agentes importantes dentro del campo de prevención de riesgos laborales, ya que actúan como núcleo de presión para mejorar las fallas dentro de la empresa que creen convenientes, pudiendo llevar a los tribunales a la empresa si no atienden a sus demandas.

 

Finalmente, los fabricantes e importadores de productos tienen la obligación suministrar maquinaria, equipo, etc., que esté en buen estado y que no constituya ningún tipo de peligro o riesgo para los trabajadores. Para cumplir con esta última exigencia, se realizan de forma aleatoria controles de calidad de los productos vendidos.

Comments are closed.