30 agosto 2017
30 agosto 2017,
 0

Las sustancias que ingerimos cada día, también llamadas alimentos, no sólo nos proporcionan nutrientes sino que además actúan como impresiones satisfactorias tanto en nuestro paladar como en nuestro estómago. El resultado habitual es que los alimentos se comporten de manera tolerante de cara al sistema inmunitario. Sin embargo, en ocasiones las respuestas están alteradas implicando una aparición de efectos nocivos al ingerirlos, conocido también como alergia a los alimentos.

Alimentos más frecuentes que producen alergias.

Existen alimentos en la etapa infantil que suelen prevalecer en la pirámide de alergias alimentarias como la leche de vaca o el huevo. No obstante, la gran mayoría desarrolla tolerancia a lo largo de su crecimiento por lo que es bastante inusual encontrarlo en adultos. En general, el 3% de la población padece alergia alimentaria frente a un 8% de la población infantil.

A continuación podréis haceros una idea de los alimentos más frecuentes que inducen reacciones alérgicas: la leche, el huevo, los cacahuetes, el pescado, el marisco, las legumbres, los frutos secos, las frutas, el trigo y la soja.

La importancia de conocer este tema un poco más a fondo reside en el apunte que nos ofrece el alergólogo de HM IMI Toledo ¨las alergias pueden implicar a uno o varios órganos, incluidos el tracto digestivo, el respiratorio y el cardiovascular. La gravedad depende de la respuesta inmunológica del paciente, de la reactividad del órgano afectado y de las características físico-químicas del alérgeno (principalmente su resistencia o no a la digestión). El ejercicio físico, la toma de antiinflamatorios no esteroideos o de alcohol pueden favorecer la presentación de reacciones graves¨.

Ya se han observado y puesto en práctica tratamientos específicos para pacientes con alergias persistentes a fin de inducir una tolerancia oral al sistema inmunitario y así modificar su respuesta ante la injerencia del alimento nocivo. Se adelanta que estos progresos conseguirán en ocasiones curar el tipo de alergia y, en todo caso, mejorar la calidad de vida de los afectados.

CONSEJO para concluir: Tened cuidado con cualquier alimento no vaya a ser que tengáis algún susto cualquier día y todo por no saber a qué tenéis alergia 😉

Comments are closed.