30 agosto 2019
30 agosto 2019,
 0

Llega septiembre y la vuelta a la rutina. Puede que haya empleados que sigan de vacaciones, otros que todavía no las hayan tenido o que ya hayan vuelto a incorporarse a sus puestos de trabajo.

Tenemos muy claro que septiembre es el mes que viene dado de la mano de los nuevos comienzos y las adaptaciones a los cambios. Atascos, colegio, vecinos, trabajo, planes de centros comerciales, frío y mucho agobio. Nadie dijo que septiembre fuese un mes fácil y, a día de hoy, sigue sin existir una fórmula mágica que permita vivir en unas eternas vacaciones. La clave está en una actitud positiva para superar la vuelta a la rutina.

¿Sabes qué es el síndrome postvacacional?

El síndrome postvacacional o depresión postvacacional surge cuando una persona tiene que volver a la rutina y reincorporarse a su puesto de trabajo. Síntomas como la ansiedad y depresión, son los principales síntomas de este síndrome tan conocido derivado de la adaptación a la rutina laboral después de estar un tiempo de vacaciones.

El síndrome postvacacional puede durar unos días, algunas semanas o incluso alargarse hasta tres y cuatro meses posteriores a la incorporación al trabajo. Los síntomas no son nada agradables y es cierto, que pueden ayudar a que el trabajador se sienta mucho menos motivado y no trabaje de forma eficiente. Tener un buen estado de salud, es fundamental para poder desempeñar tareas correctamente.

El síndrome postvacacional puede aparecer en cualquier persona, pero es cierto que es mucho más frecuente en aquellos empleados que tienen una visión negativa de su trabajo, les supone una obligación asistir, no se sienten realizados ni productivos y notan como la empresa no tiene en cuenta sus propuestas y opiniones. El síndrome postvacacional es cada vez más frecuente, y es por ello, que las empresas y compañías deben tenerlo en cuenta, haciendo que todos sus trabajadores se encuentren felices y realizados en su puesto de trabajo.

Causas del síndrome postvacacional.

La vuelta a la rutina tras unas vacaciones, en ocasiones supone situaciones de agobio y estrés para los trabajadores. Los cambios de horarios, el aumento de tareas que realizar y completar, la ausencia de paz y tranquilidad, el cambio de estilo de vida y la conciliación de la vida laboral con la vida familiar puede suponer un proceso de adaptación difícil para los trabajadores.

El ambiente de trabajo y las condiciones laborales, suelen ser las principales causantes del síndrome postvacacional en trabajadores.

Síntomas derivados de la vuelta al trabajo después de vacaciones.

Los síntomas del síndrome postvacacional suelen aparecer días previos a la reincorporación al puesto de trabajo. Los más comunes son:

  • Cansancio y malestar generalizado, a pesar de haber tenido unos días de vacaciones donde has podido descansar y disfrutar del tiempo libre.
  • Tristeza y comportamientos en los que se evita por todos los medios hablar de trabajo.
  • Actitud pasiva a la hora de realizar tareas.
  • Desmotivación y negatividad.
  • Ansiedad y sensación de descontrol horario.
  • Tensión muscular.
  • Depresión y cambios de humor.

Cuando una persona sufre síndrome postvacacional no tiene porque presentar todos estos síntomas de forma conjunta. Dependen de cada persona y todos los casos son muy diferentes y concretos.

¿Cómo se puede superar el síndrome postvacacional?

  • Llevar una vida sana puede ayudar mucho a superar el síndrome postvacacional. Una dieta saludable y planificar un calendario de deporte puede ayudarte a evadirte y comenzar la vuelta a la rutina con mucho más optimismo. Planificar las comidas ayuda a organizarte y a tener un calendario semanal elaborado que evite situaciones de estrés.
  • Planifica tu tiempo, de forma que tengas claro que debes hacer cada día y que tareas debes priorizar. Esto te ayudara a evitar agobios, teniendo claro que en tu primer día de vuelta al trabajo no vas a poder realizar todas las tareas pendientes.
  • Empezar la rutina unos días antes de incorporarse al puesto de trabajo, puede evitar que la vuelta a tu puesto de empleo se convierta en un auténtico obstáculo en tu vida. Comenzar a madrugar, evitar acostarse tarde, cuidar los hábitos de sueño y respetar todas las horas de descanso, harán que sea mucho más sencillo combatir el síndrome postvacacional.
  • Planificar las siguientes vacaciones es una forma muy buena de motivarse para volver al trabajo con una mentalidad positiva. Una escapada, un viaje de fin de semana, un puente con planes tentadores… pueden ser algunas de las opciones. También es bueno pensar en las actividades que podrás realizar al terminar tu jornada laboral: ir a cenar con amigos, ir al cine, visitar sitios…
  • No hay que llevarse trabajo a casa. Intenta ser eficiente durante tu jornada laboral y al acabarla, dedica el tiempo libre íntegramente para ti: disfrutando con amigos, familia, realizando actividades que te motiven o simplemente relajándote.
  • La relajación es fundamental. Hoy en día, existen muchas actividades y técnicas de relajación que pueden ayudarte a ver la vida desde el lado positivo y a estar tranquilo, priorizando lo importante y sin agobiarse.

Conclusión.

Afrontar el síndrome postvacacional no es tan complicado. La paciencia es fundamental para evitar agobiarse. Confiar en nosotros mismos y en nuestras habilidades y capacidades puede ser la clave para afrontar este tipo de síntomas. Es muy recomendable hablar con tus superiores y jefes en el caso de sentirte mal en tu puesto de trabajo, no te sentirte realizado o simplemente sufres agobio, para que así ellos también puedan tomar las medidas adecuadas y ayudarte a superar este pequeño bache.

Marlén Hernandez Perez
http://emarketers.com

Comments are closed.