Sindrome del trabajador agotado
27 junio 2019
27 junio 2019,
 0

En el año 1990, el burnout o síndrome del trabajador agotado era incluido en la clasificación de enfermedades genérica que hacía referencia principalmente a “problemas relacionados con dificultad en el control de la vida”. El pasado 25 de mayo de 2019, se decidió en una asamblea realizada por expertos sanitarios, que esta enfermedad debe estar clasificada como un problema asociado al empleo. La Organización Mundial de la Salud (OMS), ha incluido el burnout a su Clasificación Internacional de Enfermedades.

¿Qué es el “burnout” y cuál es el origen de esta palabra?

El burnout o síndrome del trabajador agotado, es un trastorno emocional que altera el funcionamiento del organismo o el equilibrio mental de una persona y le ocasiona molestias. Este tipo de trastorno se vincula únicamente con el ámbito laboral, el estrés causado por el trabajo y el estilo de vida del empleado. En esta enfermedad, el incremento del estrés laboral puede llegar a alcanzar un estado de estrés crónico, ocasionando consecuencias muy graves a nivel físico y, además, psicológico.

Esta palabra tiene sus orígenes en el año 1969, cuando el psicólogo H.B.Bradley describió la patología por primera vez. Este descubrimiento fue debido al extraño comportamiento que presentaban algunos policías que trabajaban principalmente con delincuentes juveniles.

El burnout suele aparecer en personas que tienen un puesto de trabajo vocacional y no obligado y su función principal es atender a terceras personas, como es el caso de médicos, enfermeros, profesores, personas que trabajan de atención al cliente… Puede comenzar a manifestarse únicamente en el ámbito laboral, afectando más tarde a la vida social y familiar del trabajador.

Según la OMS, el síndrome de burnout “se circunscribe al entorno laboral y no debe servir para describir situaciones de estrés en otras áreas de la vida”. Es decir, este síntoma es específico de entornos laborales, sin tener nada que ver con el estrés u otros trastornos mentales producidos en otros momentos o situaciones de la vida de una persona.

¿Cómo se identifica que un trabajador puede sufrir el síndrome del trabajador agotado?

Los trabajadores que sufren este tipo de enfermedad generalmente pasan por una serie de fases muy concretas, que pueden ser identificadas rápidamente por el resto de empleados.

Al comenzar en un puesto de trabajo vocacional, todo es muy estimulante y motivador. Desempeñas tus labores correctamente y de forma eficiente. Eres feliz y te encuentras muy a gusto. La segunda fase que los trabajadores con burnout sufren, es el estancamiento. El trabajador percibe que todo el esfuerzo que realiza para el desempeño de su trabajo no está correctamente con la compensación que percibe. La frustración viene después y la desilusión, irritabilidad y mal humor comienzan a notarse. Finalmente, surgen cambios muy notorios en la conducta del trabajador, poniéndose a la defensiva en todo momento y apareciendo síntomas físicos y psicológicos perjudiciales para la salud que obligan al trabajador a abandonar el empleo en numerosas ocasiones.

¿Cuáles son los síntomas principales del síndrome del trabajador agotado?

La Organización Mundial de la Salud incluye tres síntomas principales derivados de esta enfermedad laboral: agotamiento extremo, sentimientos negativos y cínicos que producen un distanciamiento pronunciado del trabajo y una notable disminución de la eficacia laboral.

Este síndrome puede ocasionar numerosos síntomas que afecten a nivel físico. Los más destacados pueden ser:

  1. Dolores musculares y de articulaciones, producido por la tensión que el trabajador acumula en el puesto que desempeña. Las contracturas musculares son muy peculiares en este tipo de enfermedad.
  2. Alteraciones psicosomáticas: problemas cardiovasculares, problemas en la piel, dolores de cabeza, grandes alteraciones en el apetito y posible riesgo de obesidad son algunos de los síntomas más usuales que pueden presentarse.

Como síntomas a nivel emocional, se destacan:

  1. Cambios en el estado de ánimo: mal humor, uso de sarcasmos, pensamientos negativos que hacen que el trabajador deduzca que compañeros y clientes actúan siempre en su contra son algunos de los síntomas emocionales que podemos encontrar. Es cierto, que generalmente, las personas que sufren este tipo de enfermedad suelen crear conflictos innecesarios con el resto de compañeros y clientes, comportándose de forma agresiva y perdiendo la compostura en numerosas situaciones.
  2. Desmotivación: cuando una persona deja de estar feliz en su trabajo y no disfruta de lo que hace, los problemas que pueden generarse son bastante complejos. En la enfermedad burnout, el trabajador deja de tener en cuenta las metas y objetivos a conseguir, sometiéndose a jornadas de trabajo normales, que para él se convierten en eternas e interminables.

¿Qué consecuencias derivan de esta nueva enfermedad reconocida por la OMS?

Una vez enumerados los principales síntomas, debemos tener en cuenta que este tipo de enfermedades puede producir una serie de consecuencias en las personas que lo sufren, generalmente muy desagradables y frustrantes.

El estrés laboral, en numerosas ocasiones, lleva a las personas que lo sufren a realizar conductas muy perjudiciales para su salud como puede ser el consumo de drogas, alcohol o tabaco. Aquellas personas que ya eran consumidoras de este tipo de sustancias suelen incrementarlo mucho más.

El insomnio también puede ser una consecuencia bastante grave. No poder conciliar el sueño de forma adecuada o hacerlo de forma intermitente perjudica la salud del trabajador.

¿Cómo tratar el síndrome de burnout?

Practicar técnicas de relajación, realizar ejercicios antiestrés, practicar deporte, tener una vida saludable y buscar ayuda profesional que incluyan terapia psicológica, pueden llegar a mejorar la salud del trabajador, enseñándolo a afrontar situaciones de estrés y ansiedad.

Comments are closed.